¿Qué me ayudó durante la lactancia?

Este post va destinado a las principiantas de la lactancia materna y futuras mamás, con las que quiero compartir  tres herramientas que me han ayudado muchísimo durante la lactancia*, porque surgen muchas, muchas dudas.

Ya os adelanté en mis posts de Lactancia en primera persona y Dar de mamar, al principio duele, que la lactancia – al menos en mi caso- no es tan maravillosa como la pintan, ni fácil. Sobre todo al principio.

Espero os ayuden tanto como a mí: Seguir leyendo

La cucharacha… la cucharacha… ya no puede caminar… por casa


 
Entras en casa… cucaracha (s).
Vas al baño en mitad de la noche… cucaracha.

Dejas la ropa en una silla para la mañana siguiente y cuando te la vas a poner, lo primero que te preguntas es… ¿cucaracha?

Así no se podía vivir. No sabíamos que hacer… nada era eficaz…

Un día hablando del tema, alguien nos dio el mejor remedio: PIÑAS.

Por intentarlo no perdíamos nada, así que nos fuimos a un pinar y recogimos piñas… las pusimos por todas partes… y no volvió a aparecer ni una!! Además no nos hemos gastado ni un duro! Si alguien tiene problemas con las cucarachas… que lo pruebe… ¡Funciona!


¡Pelotillas fuera!

… Ayer por la noche estaba preparando la ropa para ponerme hoy y me surgió una nueva duda al ver a uno de mis jerseys favoritos… ¿dónde se compran los quitapelotillas? Así que hice lo que toda chica de mi edad hace cuando no sabe algo sobre cosas de casa: llamé a mi madre.

Ella me contó su truco para quitarle las bolitas a los jerseys… coger una cuchilla de afeitar y pasarla con cuidado por las zonas donde hay pelotillas… desaparecen solas!! Y acto seguido, me comentó que tenía un montón de jerseys de mi abuela para que practicase y comprobase por mí misma que el truco funcionaba. ¡Pero qué listas son las madres!


El remedio más dulce…

Doctora:” Sta. usted lo que tiene es gripe vulgaris”…

Yo:”Gracias Doctora, ¿pero podría darme algo para la contractura del cuello?”

…y es que, para mí, lo más duro era toser con la contractura que tenía en el cogote… a cada estornudo o tos le seguía un “aaay” de dolor por mover el cuello… y así una semana…

¿Lo peor? los ataques de tos que me daban habitualmente (sobre todo después de tomar el “antitusivo”)… hasta que mi novio me dió el remedio perfecto para acabar con la tos… el remedio más dulce, un remedio que se ha convertido en mi truco de hoy:


Chupa, hasta que se derritan, dos onzas de chocolate cada vez que te da la tos… y alguna otra onza para prevenir esos ataques ;-). Es mano de santo…


Las medias. Ese gran enemigo

Hace un par de meses tuve una boda en Pamplona y, como todavía hacía frío, la mayoría de las chicas llevábamos medias.

A mitad de la noche, las chicas de mi mesa empezaron a hablar del rollo que era llevar medias, que hagan lo que hagan nunca consiguen que se queden arriba. Y aproveché para contarles el truco que una compi de trabajo me había dado no hacía mucho: Cuando te pongas las medias, ponte unas braguitas encima  (y que no se te olviden las de debajo, jeje), así no se te caerán en toda la noche.

Otra del grupo compartió otro truquito del que yo no tenía ni idea: para evitar que se hagan carreras en las medias, una vez te las hayas puesto, ponte crema en las manos y cuando ya se haya absorbido -para no manchar-  pásalas por las medias, así no se romperán en toda la noche. 

Yo todavía no lo he probado, pero Ana asegura que no falla…



La sartén me tiene negra

Vacaciones 2010. Galicia. A Coruña. Malpica.
Como todos los años, aprovechamos nuestras vacaciones y nos cogemos un par de semanitas para escaparnos al norte huyendo, como decimos nosotros, del “vuelta y vuelta”. Cogimos un apartamento super chulo en el centro del pueblecito. Estábamos a un minuto del puerto y a otro de la playa. El pueblo era precioso y el tiempo nos acompañaba…. pero… el mometo llegó:
Hora de fregar.

Habíamos hecho tostadas para desayunar (él con aceite y yo con azúcar, que me gustan más)… y la sartén se nos había quedado negra. A la hora de ir a limpiarla, el negro no salía y mi novio me contó el truco que tenía su madre para estos casos:
Echa agua en la sartén con un poco de lejía y ponla al fuego. Poco a poco el negro se irá despegando.

¡Funcionó! Y evitamos rayar la sartén 🙂


¡Sangre en mi vestido!

Hace mucho que no escribo en el Blog, pero ayer me pasó algo que me gustaría compartir con vosotros.
El 11 de junio me caso, y ayer era la primera prueba del vestido. ¡Qué nervios! Porque la última vez que lo vi fue en diciembre cuando lo reservé. ¿Y si ya no me gustaba?

Bueno, el tema es que como “de padres gatos, hijos michines”, la costurera tuvo que sentarse en el suelo y recogerme el vestido. Mientras lo hacía, se pinchó y manchó el vestido de sangre… (¡Dios!)

Ella, tranquilamente se levantó, se fue y volvió en un momento con un algodón empapado en agua oxigenada… frotó un poquito sobre el vestido y… magia! la sangre desapareció.
Así que ya sabéis, si mancháis alguna prenda con sangre, limpiarlo cuanto antes con agua oxigenada, no deja ni rastro de sangre ni queda un cerco por el H2O2.
Por cierto, ¡el vestido me seguía encantando! ¡Y me queda genial! 😉

Tengo que admitirlo… él tenía razón…

Desde que vivo con mi chico, le he visto echar los posos del café en la pila del fregadero. Cuando lo vi por primera vez le pregunté que por qué lo hacía y él me explicó que sirven para desatascar las tuberías. 

Siendo sincera, he de reconocer que no me hacía mucha gracia, así que cuando no me veía, yo aprovechaba y tiraba el filtro con los posos a la basura… :-/

Pero todo cambió la semana pasada que fui a comer a casa de mis padres, y cuando mi padre acabó de fregar, ví que echó los posos de la máquina del café en el fregadero y me comentó lo mismo que mi marido… los posos del café sirven para desatarcar las tuberías.

Así que tengo que admitirlo, mi marido tenía razón. Y aunque está feo decirlo, desde que ví a mi padre echar los posos, ya me creo son buenos para desatascar las tuberías…

Pronto os contaré otro truquito que le gustará a los más cafeteros.





Limón en la nevera

Hace mucho, muchísimo que no escribo, pero me apetece volver y escribir de una forma mucho más habitual 🙂

El truco de hoy es muy sencillito, me lo ha contado mi padre esta tarde.

Desde hace unos días estoy en paro, así que casi todos los días voy a comer a casa de mis padres, así como comida rica y acompañada, qué más se puede pedir.

He ido al frigo y he visto unos limones pasados, y he avisado a mi padre, por si quería que los tirara, y él me ha explicado que si dejas un par de limones secos en el frigo, evitarás olores. Así que… he tomado nota… 🙂

¿Sabéis para que más sirve el limón?

– Para las infecciones de garganta o llagas que salgan en la boca: hay que hacer gárgaras con el zumo del limón diluido en agua, echando la misma cantidad de agua que de que de limón.
 
– Para las malas digestiones se echa el zumo de un limón, agua y una cucharada de bicarbonato diluida en agua, se remueve y… ¡a beber!

Foto: www.naranjas-timoner.com


Propósito y nuevo truco: evitar malos olores en los armarios

Ayer vi a Marta, una de esas amigas que adoras aunque ves poco – en este caso por obligación porque vive en Bélgica- y que cada vez que quedas con ella sabes que te lo vas a pasar genial.
Estábamos hablando sin parar para ponernos al día de todo lo que nos había pasado desde la última vez que nos vimos y en una de esas, hablando de un truco nuevo me dice… “¡Para tu blog! Hmm.. eso… ¿Y tu blog? ¿Ya no sigues escribiendo…?”, la miré y le puse mil excusas, que si tenía poco tiempo, el sol, la luna, las estrellas y me di cuenta que eran solo eso, excusas… Así que le prometí que hoy que lo retomaría y que le dedicaría a ella este post… Sí, lo sé, suena a promesa de martes a la 1am en plena exaltación de la amistad, pero aquí estoy,… 🙂
Hace un año (un año ya!) fuimos a la boda de David y Arancha, amigos de mi chico de toda la vida. La novia nos dejó unos regalitos en el baño para las chicas: un jabón que olía genial a lavanda y un bálsamo labial 100% naturales. (¡Gracias chicos!)  ¡A #ElSanto (mi marido) le encantó el regalo! El jabón según lo vio se lo pidió él y lo tiene en su armario, en una balda y así la ropa siempre le huele genial y desaparecen los olores propios del armario. Buena idea, ¿verdad? ¡lleva un año en el armario y todavía huele genial!
#TrucoSobreTruco: si rallas el jabón un poquito, el aroma será más intenso. 

Os dejo una fotito del jabón y del bálsamo de labios.
Eso sí, ¡el cacao me lo quedé yo!
¡Un beso a todos y prometo escribir pronto!
Adulta Novata.
  

Por cierto, Martita, dile a Michael que adió y grasia. 😉